viernes, 29 de julio de 2011

The last smile that I fake.

Huir no es la solución, y tarde o temprano lo soltaré todo, aunque tenga que esperar semanas, meses. El tiempo me es indiferente. No creo que sea posible sostener esta situación durante demasiado tiempo...

domingo, 24 de julio de 2011

¿Dudas?

¿Dudas? ¿De qué? Si no me quedó nada más por dar... ¿Cuál es el precio que debía pagar por la plena confianza? Supongo que esperabas cambios de actitud, de forma de pensar, y de muchísimas otras cosas sobre las cuales se asientan los cimientos de todos los problemas. Yo también lo esperaba así, pero al revés. Supongo que el problema es que cedí una y otra vez, y a eso es a lo que todos se acostumbraron que hiciera. Y llegó el momento de dejar de hacerlo.

martes, 19 de julio de 2011

Así es...

Dicen que el amor te cambia la vida. La gente no sabe lo que dice. Quien te cambia la vida es el desamor, la desesperanza, llega, arrasa, se va, y solo quedas tú, con los recuerdos y las lágrimas, comenzando de cero, llena de heridas aún por sanar y la certeza de estar comenzando de cero, de nuevo, y con la obligación de empezar nuevos proyectos de vida que quizás te redireccionen hacia esa persona que solías ser.

lunes, 18 de julio de 2011

5:04

Echo tanto de menos esos lugares inspiradores... Hoy me ha invadido la melancolía, sin previo aviso, sin poder reaccionar, y esto es todo lo que se me ocurre hacer para calmarla en la medida de lo posible.


Y por muy lejos que me vaya, volveré. Siempre.

sábado, 16 de julio de 2011

Tapaderas

Existe un pensamiento que me invade en muchas ocasiones, y me pregunto, si el amor es siempre así, ¿de veras quiero ser partícipe de ello? No todo es tan hermoso como se ve desde el exterior, y es esto lo que más incertidumbre me causa, el hecho de no saber si me he llevado una impresión equivocada de la idea general del amor. Si es así, ¿cuándo es distinto? No lo sé. Se me han agotado las ideas, en el sentido más amplio de la palabra.

martes, 12 de julio de 2011

Se disipó la oscuridad en mi interior.

Hoy que me siento un escalón por encima de donde me encontraba pocos días atrás, hoy que me he dado cuenta de que superé uno de mis más grandes miedos, hoy que mi mente difumina los recuerdos y todas las situaciones adversas que han acontecido los últimos meses, decidí que nadie me hundirá nunca más en mis propios defectos, que nadie cargará sobre mí sus errores sin motivos.
Hoy que me siento dejando atrás tantas cosas, esto es todo lo que me queda por decir.

jueves, 7 de julio de 2011

Altibajos.

¿Quién sabe cuándo llegará el día en que logre dejar atrás el presente que hoy me hace mirar al futuro con insistencia? Han pasado tantas cosas en tan poco tiempo que no sé ni por dónde empezar, y aunque todo comenzara con pequeños detalles que siempre hacen mal, que solo consiguen volverlo todo de color gris, han sido demasiadas cosas las que han ido aconteciendo, tal y como esas bolas de nieve que van rodando y haciéndose más grandes... Así sucedió.
Ha habido tantos altibajos en mi vida y en todas las personas que han sido protagonistas de ella, que a veces me pregunto si esto no será pasajero, si dentro de un mes no estaré como siempre, de esa forma que siempre temo, porque bien sé que una de mis debilidades es la de dar sin recibir nada a cambio, y en ocasiones pienso que quizás sea culpa mía por no dejarme ver, por haber decidido dar de una forma más discreta que como lo suelen hacer los demás. ¿Es ese el problema?
Me pregunto una y mil veces por qué razón sigo negando lo evidente, por qué he de seguir yo inventando las palabras para contentarlos a todos, y hoy me he percatado de que ese es el problema, que cambié con el tiempo, que en muchísimos aspectos se acabó todo lo que solía ser, aunque en muchos otros siga siendo la misma tonta y me muestre descontenta con ello. Siento como poco a poco todo se desmorona, lo puedo ver, todos a mi alrededor lo visualizan ahora, no es una ilusión, no es algo que yo he creado como excusa. Es la pura realidad, esa que es a veces devastadora, y quizás ahora lo sea, pero solo sé que esta etapa de mi vida se acaba, esta absurda etapa en la que no he sabido posicionarme, imponer mis principios, ni he sido capaz de actuar en consecuencia con mi manera de pensar. Incluso aún quedan ciertas ocasiones en las que me pregunto a mí misma por qué actúo de esta manera, pero situaciones como las que yo viví y que aún queda gente que no alcanza a comprender, me hacen recordar cómo he llegado a este punto.
Hoy, he llegado a la conclusión de que el problema no soy yo.

miércoles, 6 de julio de 2011

3:00 am

No sé si los demás serán capaces de ver como lo veo yo lo mucho que hemos perdido así, de esta manera, y solo nos estamos haciendo daño mutuamente. Y lo cambiaría todo si pudiese, todo eso que se lleva el viento por nuestra voluntad propia, sin embargo, no puedo hacerlo, no puedo sostener yo sola unos cimientos deteriorados y a punto de desfallecer bajo la presión del tiempo y todas las otras cosas que han sucedido y que hoy tengo grabadas en mi mente por si algún día me olvido y se me ocurre ofrecer más oportunidades. No obstante, hoy sé que no hay más que me quede por dar. No puedo entregar algo que no poseo, simplemente porque es imposible, y está ocurriendo de una manera tan visible que a veces parece hasta devastadora, pero de todas formas no necesito nada de lo que nadie quiera ofrecerme en ciertos aspectos. Me pregunto por qué demasiadas veces, creo que me preocupo por algo sin solución, algo que está amontonado entre todos esos problemas que jamás serán resueltos que en mi vida he ido amontonando tras de mí. Soy así, ¿qué más he de decir, y de cuántas maneras lo he de justificar?