miércoles, 26 de diciembre de 2012

Detendría el tiempo solo para pararme a pensar

A veces estar aquí se me hace extraño, como si volviese atrás en el tiempo, a una etapa llena de buenos recuerdos y otros que casi se me antojan absurdos. Recuerdo todas esas veces que busqué razones, anhelando algo que nunca llegué a lograr por mucho que perseveré, y me invade la sensación de equivocarme de nuevo, como si no hubiera aprendido lección alguna.
Soy de los que creen que las personas pueden cambiar, a excepción de la esencia de cada uno, que permanece imborrable. Quizás es que he cambiado tanto este tiempo que no me siento la misma persona siquiera. Ha sido emprender un nuevo vuelo en solitario y que los cimientos de aquella tonta que fui durante años se hayan desmoronado a mi paso, pero ya no sé qué camino andar. A pesar de los kilómetros, siento el reloj acusándome con sus manecillas en eterno movimiento por no saber cuál es la decisón correcta, y la cuenta atrás me acecha tras la nuca susurrándome que debo despertar y afrontar mi vida como yo la he construido. No consigo equilibrar la balanza a mi favor, como si todo no fuera ya complicado de por sí, siempre logro encontrar un camino todavía más difícil de transitar.

martes, 25 de diciembre de 2012

Date a girl who reads.

"Date a girl who reads. Date a girl who spends her money on books instead of clothes. She has problems with closet space because she has too many books. Date a girl who has a list of book she wants to read and who has a library card since she was twelve.
Find a girl who reads. You'll know that she does becasue she will always have an unread book  in her bag. She's the one lovingly looking over the shelves in the bookstore, the one who quietly cries out when  she finds the books she wants. You see the weird chick sniffing the pages of an old book  in a second hand book shop? That's the reader. They can never resist smelling the pages, specially  when they are yellow.
She's the girl reading while waiting in that coffee shop down the street. If you take a peek at her mug, the non-dairy creamer is floating on top because she's kind of engrossed already. Lost in a world of the author's making. Sit down. She mights give you a glare, as most girls who read do not like to be interrupted. Ask her if she likes the book. Buy her another cup of coffee.
Let her know what you really think of Murakami. See if she got through the first chapter of Fellowship. Understand that if she says she understood James Joyce's Ulysses, she's just saying that to sound intelligent. Ask her if she loves Alice of if she would like to be Alice.
It's easy to date a girl who reads. Give her books for her birthday, for Christmas and for anniversaries. Give her the gift of words, in poetry, in songs... Give her Neruda, Pound, Sexton, Cummings... Let her know that you understand that words are love. Understand that she knows the difference between books and reality but by God, she's going to make her life a little like her favourite book. It will never be your fault if she does.
She has to give it a shot, somehow.
Lie to her. If she understands syntax, she will understand your need to lie. Behind words are other things; motivation, value, nuance, dialogue. It will not be the end of the world.
Fail her. because a girl who reads knows that failure always leeds up to the climax. Because girls who understand that all things will come to an end. That you can always write a sequel. That you can begin again and again and still be the hero. That life is meant to have a villain or two.
Why be frightened of everything that you are not? Girl who reads understand that people, like characters develop. Except in Twilight series.
If you find a girl who reads, keep her close. When you fin her up at 2 am clutching her book to her chest and weeping, make her a cup of coffee and hold her, You may lose her for a couple of hours but she will always come back to you. She will talk as if the characters in the book are real because for a while, they always are.
You will propose on a hot air ballon or during a rock concert. Or very casually the next time she's sick. Over Skype.
You will smile so hard, you will wonder why your heart has not burst and bled out over your chest yer. You will write the story of our lives, have kids with strange names and even strange tastes. She will introduce your children to the Cat in the Hat and Asian, maybe in the same day. You will walk the winters of your old age together and she will recite Keats under her breath while you shake the snow off your boots.
Date a girl who reads because you deserve it. You deserve a girl who can give you the most colourful life imaginable. If you can only give her monotony and stale hours and half-baked proposals, then you're better off alone. If you want the world and the worlds beyond it, date a girl who reads.
Or better yet, date a girl who writes..."

domingo, 23 de diciembre de 2012

Ella vive ardiendo, pero de frialdad se viste

Nuestro más grande error es creernos capaces de convencer a alguien de lo contrario a lo que se aferra a base de palabras. No podemos vendernos a base de argumentos como la mejor opción para alguien cuando ese alguien está enamorado de otra persona, pues de sobra sabemos que cuando se ama el resto de personas se vuelven menos visibles, yo diría que casi hasta el punto de desaparecer. Cuando dos personas han nacido para estar juntas son los hechos quienes hablan por sí solos, como enviando señales, de esas veces que miras a tu alrededor y vislumbras las miles de evidencias. Entonces te preguntas cómo demonios has gastado tanto tiempo de tu vida buscando algo que la vida te entrega solo cuando has dejado de pedirlo.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Siempre ha sido nuestro gran error


"No puedes restarle importancia a un sentimiento solo porque tienes miedo de que termine y de tener que estar dando explicaciones a los demás sobre por qué has puesto punto y final. Amiga, esa es una actitud de cobardes, pero no de esos cobardes que temen a cosas concretas y gritan cuando las tienen cerca, no. De esos cobardes que se encierran en su caparazón de miedos irracionales y fingen que no sienten o que no aman porque les aterroriza que alguien tenga total poder sobre sus órganos más frágiles, o caerse y no encontrar fuerzas para volverse a levantar."

martes, 18 de diciembre de 2012

How to be brave?

Llega un momento en que la realidad, quienes somos y hemos estado tratando de ocultar a ojos de los demás, supone una carga demasiado pesada a hombros de una sola persona. Vivimos pensando que controlamos nuestro modo de actuar y nuestros sentimientos a nuestro antojo, como si eligiéramos las desilusiones que vivimos o de quién y cuán rápido nos enamoramos. 
Supongo que siempre he tenido miedo de no llegar a conocerme a mí misma, y ahora que me tengo de frente no me queda otra opción que cargar con las consecuencias. No soy yo la privilegiada capaz de esquivar las tretas del destino.

domingo, 16 de diciembre de 2012

Y las debilidades más profundas jamás las revelamos por puro miedo

Los miedos son como las cicatrices, que al destaparlas ante los demás sientes como si les pusieras en bandeja tus más profundas debilidades, como si les dieras las herramientas para destruirte como persona sin importarte la razón, por eso solo se las confiamos a aquellas personas que creemos que son dignos de ellas. Porque tener en tus manos la confianza de una persona es casi como sostener una delicada pieza de cristal: en cualquier momento puede resbalar entre tus dedos y hacerse añicos, en un mero suspiro, y reconstruirla es una misión solo digna de la más absoluta perseverancia.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Quizás esta nunca fue mi lucha

Hay actitudes del porvenir que escapan del alcance del ser humano. Es una lección que quizás deberíamos traer aprendida, pues nos haría la vida mucho más sencilla. Sin embargo, es una de esas verdades que alcanzamos a comprender una vez nos hemos pasado días enteros llenos de culpabilidad por distintos sucesos acaecidos. Cuando la tormenta ha pasado y abrimos los ojos para contemplar de nuevo y poco a poco la calma, entonces somos conscientes de cuántas veces nos hemos inculpado inútilmente por algo sobre lo que no tenemos ni voz ni voto. El destino no da explicaciones a la hora de actuar, simplemente arrasa con todo obstáculo posible para alcanzar su cometido.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Trata de vencer el miedo, que el fin es inevitable

"Quita la familia, los amigos, los buenos sucesos, el poder de un beso, dime, ¿Qué somos sin todo eso?"
Cada caída nueva parece la primera, esa que arrasa todo a su paso, olvidándose de que yo también sigo aquí, más viva que nunca y manteniendo altas mis esperanzas porque de otro modo podría caer irremediablemente. 

jueves, 6 de diciembre de 2012

Volvemos a encontrarnos, vieja perdedora

En este tiempo no he echado de menos tu presencia, ni tu aroma derrotista, ni la sensación de inseguridad que desprendes. Creía que te había dejado atrás junto con los peores momentos de nuestra coexistencia, pero ya  veo que siempre vuelves por muy lejos que desee aparcarte. De todos modos no esperaba verte tan pronto, me hallo en un estado de no saber qué decirte ni cómo actuar. Quizás debí haber preparado un guion por si esto sucedía, pero alguien me ha tenido tapados los ojos, a la vez que me describía un mundo hermoso y lleno de momentos felices, así que jamás creí que nuestros caminos podrían volver a cruzarse en un futuro próximo. Qué poco dura a veces la sensación de victoria, querida perdedora. No sé por qué he llegado a creer que te perdería de vista, si es que tenemos más que una vida en común, más que mil momentos de pura decepción para recordar.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Aún tengo millones de palabras por plasmar

"Desde que nací supe que iba a ser escritor. Estaba dispuesto a morirme de hambre para serlo". (Gabriel García Márquez)

Pasa tanto tiempo desde la última vez que le dediqué una entrada a ella que parece surrealista. Ella, que aparece en los peores momentos cual salvavidas, que es mi vía de escape para los momentos en los que me vence el desasosiego. Ella no es visible, ni siquiera se puede tocar, mas es la primera que me tiende la mano para socorrerme cuando necesito salir del pozo, y es quien mejor conoce quién soy, cada recoveco de mi intrincada personalidad y cada uno de mis deseos e intenciones. Supongo que durante un tiempo la he dejado apartada, me he visto seca de palabras por absurdos motivos, como si todo no hubiera sido lo suficientemente difícil como para apartar también este aliciente, la pasión más importante que tengo en mi vida. Pero aquí estoy de nuevo, cargada de ideas, porque siempre he sabido hasta dónde quiero llegar, ya que ella, la escritura, me ha dado los momentos más satisfactorios de mi vida.

domingo, 2 de diciembre de 2012

El cariño se siente, no trates de idealizarlo

¿No les ha pasado nunca eso de que gastas tantas y tantas horas de tu vida esperando algo, que cuando sucede todo parece irreal? Me gustaría poder decir que no he estado mucho tiempo tiempo tras un caso perdido, quisiera afirmar que siempre he sido una persona decidida y que sabe qué rumbo tomará en la vida. Sin embargo, quizás sería una blasfemia hacia quien he sido hasta hace pocos meses atrás, porque las malas experiencias se entierran, pero no se olvidan por completo porque entre sus cicatrices nos dejan las más sabias lecciones.
Hay personas desencantadas con la vida a miles, incluso millones. Yo, como alguien poco fatalista, siempre he tenido férrea confianza en que el destino me daría lo que merezco. Y una vez me ha sucedido, casi cuesta creerlo, como si no quisiera confesarme a mí misma cuán feliz soy por si las esperanzas suben demasiado alto y luego han de caer de nuevo.
Sin embargo, de un tiempo a esta parte el optimismo ha podido con esa parte de mí reticente a dejarse llevar por los sentimientos. Confío de nuevo en quien soy y en todo lo que tengo, así como en las posibilidades que la vida está dispuesta a ofrecerme. En ocasiones pienso que no he sido todo lo fuerte que podía, mas esa parte de mí ha quedado definitivamente atrás, junto con los recuerdos de un tiempo tan especial como turbio a partes iguales. Me quedo con todo lo bueno de las experiencias vividas y con las enseñanzas de cada caída. El tiempo perdido no conseguirá opacar todo lo que tengo ahora.