miércoles, 28 de agosto de 2013

Antes de conocerte tenía miedo de no hallarte nunca.

"Cuando te leo me teletransporto a otros parajes, no creas que exagero. Parece que era ayer mismo cuando caminábamos solos, cuando yo vagaba por la vida buscando a alguien que no sabía que eras tú hasta que te vi por vez primera. Antes de conocerte tenía miedo de no hallarte nunca, sin saber siquiera cuál era tu aspecto, tu olor o tu modo de andar. Lo único que tuve siempre claro era el modo en el que deseaba que me mirases, incluso antes de memorizar el color y la forma de tus ojos tan detalladamente que asusta. Sin embargo, me sucedió algo increíble, algo que no acontece con regularidad: encontré todo lo que buscaba en ti. Y ya no me da pánico admitirlo, ni apostar por ello."

lunes, 12 de agosto de 2013

Ya ves que me sobran razones.

Te echo de menos de la misma manera en que respiro, continuamente y casi sin percatarme en ciertos momentos, hasta que soy consciente de que no estás y siento que pierdo el juicio. Te echo de menos porque completas la persona que soy en todos los aspectos, porque lejos de ti no soy más que la misma que fui antaño, con los mismos miedos absurdos. Te echo en falta porque en todo momento me transmites esa sensación de plenitud que tanto busqué, porque casi todo no parece ser suficiente después de haber probado las mieles de tenerlo todo. Te añoro porque cuando no estás el tiempo se ralentiza, como si se burlase de mí por ser la tonta que cuenta las horas que faltan para volver a sentir el confortable aroma de tu presencia. Y, sobre todo, te echo de menos porque soy feliz cuando estás cerca, porque mi subconsciente te anhela cuando estás lejos.

miércoles, 7 de agosto de 2013

There's another world we're living in tonight.

Tardé media vida en comprender que el amor real no se busca, sino que aparece una vez has dejado de preguntar por él con tanta vehemencia. En ocasiones llega en los momentos más complejos, esos en los que te detienes y te preguntas qué camino tomar, y la respuesta surge sola cual destello en tan lóbrego emplazamiento. Entonces comprendes cuán difícil es correr riesgos, y te juras a ti misma que no ha sucedido, que no has tropezado con el mismo obstáculo y que no has vuelto a caer en el abismo. Mas las evidencias hablan por sí solas. Tal vez lo que acontece es que llega una persona que te coloca la vida del revés y misteriosamente hace que todo parezca en orden a pesar de ello.