miércoles, 29 de junio de 2011

Dificultades

Quizás nadie me entienda, quizás sea yo la tonta, la que se ahoga en un vaso de agua. Para todo ello cabe la posibilidad, aunque hay momentos en los que estoy tan segura de las decisiones que he tomado, y otros tantos en los que dudo muchísimo, tanto, que actúo de una manera distinta a como pienso, por el simple miedo a estarme equivocando de nuevo. Corroboro que sigo siendo una estúpida, que sigo dando demasiado, aunque haya abierto los ojos hace mucho.

lunes, 27 de junio de 2011

Una madrugada de junio

Por más que busco, no encuentro mi culpa por ningún sitio. Simplemente decidí que esta vez no quiero limitarme a encontrar mi lugar entre las cenizas. Desearía que nada me afectase, ser inmune a lo que sucede a mi alrededor, pues a veces tengo la sensación de que perjudica mi vida cotidiana más de lo que soy capaz de comprender, y empiezo a preguntarme con demasiada frecuencia cómo debo actuar, a pesar de que lo sé, mas no lo pongo en práctica por puro miedo...

Oasis

Hay determinadas personas en nuestra vida que se quedan, otras que se marchan sin más, sin explicaciones, y no paramos de preguntarnos por qué. Reconozco que me ha sucedido muchas veces, el no saber a dónde van todas esas personas que dejamos por el camino. Hoy no envidio nada de lo que tuve en otro tiempo, porque he encontrado lo que andaba buscando.

No hace mucho tiempo de ello, y aún así, nos compenetramos como si lleváramos toda una vida juntas. Te conocí por caprichos del destino, o quizás por casualidad, aunque reconozco que jamás esperé que las cosas sucedieran así. Pero, poco a poco, has sabido ganarte esa parte de mí que no muestro a todo el mundo, con paciencia, y aquí estamos, contando los meses y los días para comenzar una nueva vida. Hoy sé que cuento contigo, en las buenas y en las malas, tanto en esos momentos de bajonas como en los más felices, y es que reconozco que cambiaste todo a mi alrededor. Sé que no suelo decir estas cosas, por ello aprovecho este pequeño espacio para confesar que, aunque jamás pensé que llegaríamos a este punto, hoy lo veo más que claro, y estoy segura de que nos aguarda un tiempo lleno de alegrías en todos los sentidos. Eres esa clase de persona que nunca añoré porque creí que no existían personas así. Para mí, para mi vida, significas mucho más que la palabra amiga. Te admiro, por tu paciencia, por la entereza que demuestras siempre, aunque haya ocasiones en las que te derrumbas, jamás dejas que te sobrepasen los problemas o las situaciones adversas. Eres capaz de escuchar, aun cuando lo único que deseas es escapar de aquí, y eres capaz de comprenderme sin reproches, sin pegas, sin poner barreras absurdas entre las dos. Por ello, por todo ello, te admiro. Nunca dejes que nadie cambie esa forma de ser tan peculiar, cosa que solo te hace especial. No soy de las que dicen las cosas por compromiso, todo esto es lo que siento, y no te imaginas cuánto has logrado cambiar mi vida para mejor, constituyes esos oasis en pleno desierto árido y vacío de esperanzas.

sábado, 18 de junio de 2011

Nada más que eso...

Todo ha terminado ya...

sábado, 11 de junio de 2011

No sé...

No sé cómo hemos llegado a este punto...

Rebasando los límites.

No es fácil ver como al final cuentan más las fáciles palabras que los hechos, lo que algunos hacemos por los demás y nunca parece ser suficiente, siempre se pide más, y más, como si no hubiera límite, mientras nos bastan las simples y vacías palabras de otras personas. No sé cuál es el criterio a la hora de juzgar, pero está claro que no es ni de lejos similar al mío...

miércoles, 1 de junio de 2011

Irreversibilidad

A veces me pregunto cómo he podido volverme tan loca sin apenas mover un solo dedo. En estos pocos meses que se han ido sucediendo, ha cambiado todo de manera irreversible, de manera que en ocasiones quisiera cambiar mi realidad, y en otras no añoro otro tiempo pasado. Siento que mi vida ha comenzado a avanzar en un solo sentido, por un camino cuyas inmediaciones no quiero recorrer, mas lo hago por pura estupidez, porque no sé cómo he llegado al punto en el que dejo influir a mis sentimientos por encima de lo que sé que es correcto.