sábado, 26 de enero de 2013

I've fallen a little harder

Amor es sinónimo de descontrol. Por eso las personas débiles le tenemos tanto miedo. No nos importa cuando llega y arrasa con todo lo que somos, mas nos escondemos como idiotas cuando soltamos sin querer las riendas de nuestra vida y las toma otra persona. 
A veces creemos que un cuerpo determinado es capaz de transmitirnos más calidez que otro, o  incluso que un olor concreto puede hacernos sentir miles de cosas que no pueden otros. Sin embargo, con el tiempo, te percatas de que todo va en quienes somos, en aquellas personas que están hechas para quedarse a nuestro lado. Y parece tan sencillo, pero deja de serlo cuando aparecen nuevos obstáculos. Y ya no puedes rendirte, porque sabes que has hallado algo por lo que vale la pena luchar. Por muy cobardes que seamos, a veces, cuando sabemos que algo nos corresponde, es inevitable no seguir adelante, no importa cuán grande sea el muro que nos separe del objetivo.

jueves, 24 de enero de 2013

I'm not letting go

Ella mira a un lado y al otro, casi perdida, como huyendo de quien fue y de todo lo que entregó a alguien que siempre supo que no la merecía. Pero todos sabemos que el amor es así de insensato, que vuelve demente incluso al más cuerdo. Ella lo sabe bien, e intenta abstenerse, trata de mantenerse al margen porque tiene miedo de que le suceda lo mismo una y otra vez. Teme amar a alguien que no le corresponda, y aquellos que la quieren nunca son lo que ella anda buscando. Sin embargo, solo se da cuenta de lo cerca que está del abismo cuando ya ha caído en él.
Ella sabe que hay personas que no se olvidan, que dejan una huella imborrable, y otras que vuelan de manera efímera sin dejar apenas rastro. Y su mayor miedo, ese que la hace adentrarse en las inmediaciones del insomnio cada noche, es la soledad. La soledad absoluta de no hallar a nadie que logre que se deshaga de su orgullo y sepa comprender sus momentos más bajos. Y es que, cuando al fin cree haber encontrado lo que busca, todo parece torcerse de nuevo. Como si no supiera que las cosas que valen la pena no se logran fácilmente. Se lo repite cada día, buscando nuevas metas, pero el miedo continúa paralizándola, haciéndola frenar en seco cuando al fin cree que la corriente está de su parte.

domingo, 20 de enero de 2013

Welcome to my truth

El mundo se desvanece de nuevo, pero esta vez no soy yo la que cae. Me siento resurgir de los restos de mí misma, como si nunca me hubiese marchado, como si esta monumental equivocación solo me hubiera convertido en una persona todavía más viva si cabe. Y vengo con los mismos sueños, con las mismas metas, por si aún queda alguien que lo dudaba. Quizás es que ya toqué fondo una vez y me he negado a hacerlo de nuevo. Lo cierto es que tampoco has sido tan importante, que la rabia a veces hace acto de presencia, pero no ha podido con mis ganas de vivir ni con mis ganas de amar, que se avivan más que nunca, que se mueren por gritar a los cuatro vientos que han vuelto. Que hemos vuelto a resucitar. Olvidemos las culpas, eso es de débiles y de personas que necesitan aferrarse a algo para poder dormir cada noche.

sábado, 19 de enero de 2013

.

"Alcanzó a reconocerla en el tumulto a través de las lágrimas del dolor irrepetible de morirse sin ella, y la miró por última vez para siempre jamás con los ojos más luminosos, más tristes y más agradecidos que ella no le vio nunca en medio siglo de vida en común y alcanzó a decirle con el último aliento: -solo Dios sabe cuánto te quise."
El amor en los tiempos del cólera, Gabriel García Márquez.

Don't be afraid

"¿Sabes cuál es el problema? Que cuando nos acostumbramos a la presencia de alguien, sobre todo si esa persona hace que nos sintamos bien, ya no hay vuelta atrás. De pronto, una conexión cuanto menos absurda parece atraparnos, y no existe manera humana de revertir los efectos. No importan las diferencias, ni los obstáculos. Cuando dos almas han de cruzarse de forma irrevocable, el destino no pregunta ni se anda con rodeos. Simplemente, hace acto de presencia, sin importar cuán intensamente nieguen su magia las personas afectadas."

miércoles, 16 de enero de 2013

Doesn't mean I'm over cause you're gone

De pronto, todo parece estar en orden. Sacar el negativismo de mi vida me ha ayudado a descubrir partes de mí que desconocía, y a volver a encontrar otras que creía perdidas. Y llevaba tanto tiempo sintiéndome perdida que resulta extraño mirar orgullosa a los demás y mostrar lo que soy, sin tapujos, sin miedos, casi sin inseguridades. Siempre sienta bien notar que le importas a las personas, que no caminas por la vida a trompicones buscando alguien que esté a tu lado, porque no te hace falta más que lo que ya tienes. Hoy sé que nada es lo que parece, que aquellos a los que crees importarle podrán dejarte de lado de igual manera, y que las personas que menos esperabas pueden ser las primeras que se preocupen por ti en los momentos de adversidad. Esto es así, es hora de continuar y enmendar los errores del pasado, y esta vez no estoy dispuesta a permitir que mis absurdos temores me frenen.

martes, 15 de enero de 2013

No existe nada más humano que el miedo a amar

Dicen que hay momentos en los que las canciones suenan diferentes, que parecen cobrar nuevos significados y nos hacen rememorar instantes. Míseros instantes que al final lo son todo. Si es que no somos nadie, que tratamos de controlarlo todo sin saber que, cuanto más lo intentamos, las cosas suceden de un modo más extraño. Y a veces es para bien, que los cambios no son siempre malos, que por mucho que nos aferremos a no tener miedo, ¿qué hay más humano que tener miedo a amar? Al fin y al cabo solo somos personas, siempre quedarán esas cosas absurdas que se escapan de nuestro entendimiento.
"Tal vez somos como somos por las personas con las que estamos, o tal vez escogemos a las personas que necesitamos. Sea como sea, cuando encuentras a esa persona no debes soltarla jamás."

lunes, 14 de enero de 2013

And I don't even need your love

"Some people are like clouds: when they disappear, it's a brighter day."

sábado, 12 de enero de 2013

Basta una sola palabra para cambiarlo todo

Y creí haber encontrado una mirada que inspiraba solamente con su contacto. Si yo hubiese imaginado lo equivocada que estaba... Mas, cuando, nos enamoramos, ninguno de nosotros vemos la magnitud de nuestros errores. Es solo tras la peor de las decepciones cuando esa venda opaca llamada amor se nos cae repentinamente. Y vagas toda tu vida por el mundo pidiendo alguien ideal para ti, pero cuando crees haberlo encontrado y ya estás metida de lleno en lo que esa persona representa, algo te abre los ojos. Algo te hace ver que conformarse no es la solución, y es cuando el destino te plantea de nuevo una de sus complejas encrucijadas: arriesgar o no. Esta decisión nos define a cada uno de nosotros para el resto de nuestras vidas. Los que deciden no arriesgarse son esos cobardes que vivirán una vida monótona, pero sin sobresalto alguno. Los que sí lo hacen viven esa vida intensa que tanto asusta, una vida en la que los golpes son los más duros, pero, ¡ay, los momentos más hermosos! Si yo pudiese expresarlo con palabras...

miércoles, 9 de enero de 2013

.

"The story I am about to relate took place ten years ago and even now, it seems to me so unbelievable that I almost tremble when someone asks me about it. I remember waiting for my little brother to leave school that afternoon at the Goethe-Institut e.V. in Germany, when all of a sudden I noticed someone else staring at me; a woman. At the very beginning, I did not pay attention to this fact but it kept getting me nervous because she did not take her eyes off me. Her hazel eyes made me feel curious and mesmerized at the same time. 

That was the moment in which I decided to forget about my brother and focus on the woman, but when I stood up, she had already disappeared. This got on my nerves and I eventually started to search all over the building and that was not going to be an easy task, unfortunately.  All the classrooms of that building and the school yard were visited by me, and I nearly bumped into everybody but that young woman remained unknown.  When I had almost quitted my search, I could distinguish the silhouette of a human being in the distance, that as I kept approaching her, I realised that she was about the woman I was looking for. She did not notice that I had come into the place where she was, so, I started to speak. ‘Hello’ I said.  Firstly, she stared at me as she had done before but then she, I did not know why, burst into tears. ‘Adriel?’ she asked. ‘Are you Adriel?’. ‘Yes, I am’ I answered, ‘do I know you?’. ‘You do not remember, do you? I am Vanessa’ she said with a weepy face. ‘No I don’t, I am sorry’ I answered worried...
She took a minute to think and take a breath and then she started telling her own story.  She talked about reincarnation, something that I had not ever heard about but it was the most beautiful and moving story ever. She told me that we were lovers once upon a time, maybe in our past life, but we could not stay together due to political reasons. She, Vanessa, was a German woman and I was a Jew during the Second World War, a situation that did not allow us being together.  As all Jews, I was demanded to go to a concentration camp, the one called Sachsenhausen, in order to work for the Germans. There I was forced to do very hard work, and unfortunately I passed away because of the fact that the aim of those Germans called nazis was to exterminate my own race. When she found out that I was dead, she committed suicide because she could not stand living in a world in which I was not. When we were already dead, she found herself living in another different place but with the same feelings and memories. Vanessa thought that I could be alive too, so she started seeking me until she succeeded.  After hearing about that, I asked Vanessa lots of questions about this life that we had supposedly shared because I did not remember anything. She seemed to be thinking about that when she started to laugh. ‘What are you laughing at?’ I asked. ‘You don’t know anything about that’ she started to say. ‘…but, you don’t believe me, do you?’. I kept thinking for a while when I listened how somebody else arrived; it was my brother, who had been wondering where I was.  She knew what I was thinking of. ‘It is normal…nobody believes in that…’ she replied with resignation. ‘But if this wasn’t true, you wouldn’t feel that’ she said, and started to walk towards me. ‘Give me your hand’ Vanessa said. I did so and it was in that moment when I eventually understood everything; the attraction from the very beginning, the curiosity… everything. ‘That’s magic’ I babbled. ‘That’s the magic that I was looking for since I first saw you’ she answered. After shaking hands, I could remember in detail everything that we had lived in our past life, and I thanked whoever had given me a second opportunity in life."

Esas pequeñas cosas que nos faltan

Dicen que hay amores en los que impera el silencio, en los que ninguno de los dos miembros encuentra nada que decir. Siempre creí que esto era normal, que nos faltaban las palabras y nos sobraba la atracción. Sin embargo, con el tiempo te das cuenta de que todos y cada uno de los sentimientos físicos hacia alguien van menguando a medida que un amor pierde esa conexión profunda. Y no somos conscientes de ello hasta que esa magia se presenta de nuevo en nuestras vidas.

lunes, 7 de enero de 2013

El odio y el amor, cuanto más cerca, mejor.

Adoro la gente que, al despedirse e irse andando, mira una última vez para atrás. No importa por cuánto tiempo sea el adiós, si quince minutos, dos semanas o diez años. Lo importante que eres para alguien se reduce, simple y llanamente, a la poca predisposición que tiene a marcharse de tu lado incluso cuando es por una razón de peso. Por eso, cuando estás dos horas perfectas con alguien a quien crees amar y deseas irte ya para que ninguna circunstancia estropee ese pequeño momento, eso no es amor, es pura inseguridad. Amigos, cuando amas a alguien, prefieres una eternidad de altibajos a su lado a unos pocos años de perfección para que luego no quede nada. Y la inseguridad provoca pensamientos borrosos, nos hace embarcarnos en proyectos de futuro hacia ninguna parte que después avanzan, y tendemos a dejarlos tal y como están, a convivir con ellos por pura comodidad, sabiendo que en este mundo, en alguna parte, siempre hubo una persona para cada uno de nosotros y la dejamos escapar por ese absurdo miedo.

jueves, 3 de enero de 2013

Espejismos

Es cuando deseas tener una vida distinta cuando te percatas de que, finalmente, no tienes todo lo que pensabas. Tu sensación de persona afortunada se desvanece como otra de las falsas esperanzas que te has permitido concebir, y eres consciente de pronto de lo nocivas que son las dudas. Si te permites dudar de lo que sientes, mejor déjalo correr, quizás es que ese amor nunca ha sido tan fuerte como pensabas. Pero toda tu vida se halla en un punto en el que ni avanzas ni retrocedes, tan cómoda, de modo que ves como vuelven a emerger los viejos miedos, temores de persona cobarde que te recuerdan que quizás no has cambiado tanto como pensabas. Supongo que los ideales son así de perjudiciales, que pueden hacerte detestar lo que tienes, aunque a veces su única función es abrirte los ojos para que vislumbres aquello que mereces y creías tener, pero que finalmente ves que son solo espejismos...