sábado, 20 de diciembre de 2014

3:38 am

Qué noche tan lúgubre, como cuando pienso que se acaba otro año sin ti aunque en la distancia estés conmigo. Y entre tanta nostalgia casi ni logro que me salgan las palabras. Busco la inspiración y la condenada huye de mí, y se me escapan así las palabras que venía a plasmar aquí, en esta página en blanco que tantas veces fue mi modo de evasión. Supongo que tanto silencio me hace pensar, que el brillo intenso de las estrellas que aquí se percibe es tan digno de compartir que se me antoja frustrante ser yo sola la que se asome a la ventana esta madrugada.