viernes, 24 de diciembre de 2010

Errores

No hay nada más que yo pueda hacer o que esté en mi mano. Es sencillo y fácil de entender, las cosas no dan más de sí. No es lógico caer una y otra vez en el mismo error cuando hay personas alrededor advirtiéndote del peligro inminente sin cesar. Quizás es cierto eso de que somos nosotros mismos los que nos cegamos ante una situación difícil, nos olvidamos del dolor que ésta causa, lo damos todo por solucionarlo, y decidimos esconder todas las situaciones en las que hemos sufrido bajo la alfombra, para así lograr olvidarlas. No hay error más grande que este. Hay cosas que se olvidan, cosas que no tienen importancia; otras, hay que afrontarlas. De lo contrario, se irán sucediendo situaciones similares a lo largo de la vida, y es obvio quién saldrá perjudicado.

martes, 21 de diciembre de 2010

Otro mundo paralelo.

Dicen que la belleza con el tiempo se esfuma. Dicen que con los años, todos y cada uno de los sentimientos existentes en la faz de la tierra se erosionan, tienden a cambiar, en ocasiones incluso a desaparecer, a esfumarse. También es bien sabido que cuanto más contacto existe entre dos superficies, más rápida y letal es la erosión que las afecta. Es a veces la estupidez la que nos remite a cometer errores banales, que aún así no dejan de ser importantes, y que en tantas ocasiones nos llevan hasta lo más hondo del pozo de sentimientos y pensamientos escondido en nuestro interior. Afirmaría, mediante experiencias vivas y claras, y poniendo la mano en el fuego, que cuanto más absurda, repentina y lacerante es la caída sufrida por las consecuencias del desgaste que la convivencia acarrea, más fácil será después cauterizar la superficie. Y es que, por consiguiente, también dicen que el miedo al dolor es fácil de perder. Tan fácil que, por momentos, eres capaz de verte en otro mundo como si nada. Como si quisieras escapar de la realidad devastadora, a pesar de que ésta solamente provoca una absurda indiferencia que después es demasiado complicada de cambiar, incluso diría que casi imposible. Así pues, para terminar, afirmaré que, hasta ahora, perder el miedo no está exento de inconvenientes, pues librar batallas contra nadie, sin adversario, jamás fue fácil y jamás lo será.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

9 de diciembre de 2010.

No quisiera entrar en una guerra, esto se me está yendo de las manos. A veces deseo escaparme, desaparecer unos instantes para vislumbrar claramente qué es lo que busco o espero de todo esto. A veces tengo la sensación de que soy distinta, de que soy una especie de excepción a toda la gente de mi entorno, que hay cosas que nunca he sentido y jamás seré capaz de sentir. Y de repente, como una luz, todo cambia. Me he visto envuelta en situaciones similares tantas veces, que no sé de qué me sorprende. Lo sé, soy capaz de llegar a extremos inimaginables con la simple a la par que compleja imaginación, pero creo que merezco un poco más de lo que se me está dando. Todo, absolutamente todo lo que hago, tiene una finalidad concreta, jamás haré cosas que quizás sean en vano. Quizás ahí está el problema. Las cosas están cambiando definitivamente, ya no hay poder humano que pueda detenerlo. Lo que siempre fui, todas esas cosas que siempre quise, y por las cuales siempre soñé, son distintas ahora. ¿Qué hacer, o qué decir, cuando el camino se bifurca, y debemos escoger hacia qué lado torcer? La decisión no se condiciona según a qué lado vaya esa persona especial, o quizás esas personas con las que pasaste toda tu vida. La decisión, el lugar hacia donde se irá al dar el siguiente paso, las circunstancias son capaces de cambiarlo, mas nunca, nunca, van a condicionar los proyectos de futuro que son impuestos sobre la línea de salida, sobre el comienzo de una eternidad.

jueves, 25 de noviembre de 2010



¿Qué harías si, de pronto, tu vida se dividiera en dos de una forma tan incongruente? ¿Qué certezas quedarían por averiguar si de pronto todo en lo que creías desapareciera? Podríamos detenernos a pensar en toda esa gente que un día se dejó la vida tratando de derrumbar los cimientos de un muro que dividió sus vidas en dos, por la razón que sea, mas solo hay algo cierto en todo esto, y es que una pared, no importa cuán fuerte o estable sea, siempre tendrá opción de ser derribada por algo o alguien, mas puede que esa línea que un día ocupó, esos cimientos, queden eternamente, como cicatrices de una herida que muchos años atrás pudo estar abierta en todo su esplendor.

jueves, 18 de noviembre de 2010

3:13

Sí, lo sé, que podrían escapárseme de entre las manos alguna vez tantas nuevas sensaciones, tantas cosas que están cambiando en mi vida, contra las cuales no puedo luchar, hacia las cuales quiero ir sin nadar a contracorriente, mas siento que no puedo. Siento que tome la decisión que tome, todo va a dar un giro radical al que no voy a terminar de acostumbrarme, el cual va a hacerme soltar las estrictas riendas de mi vida, esas que tengo bien atadas en corto desde hace tanto tiempo. A veces me pienso ilógica, y otras tantas veces me justifico pensando en que debo darle tiempo al tiempo; no obstante, ya le he dado suficiente. Llegó mi turno de una vez por todas.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Aspiraciones

¿Tienes claro lo que quieres, y a lo que aspiras? Hay muchas, muchísimas opciones, ¿Por qué quedarse con la primera que se presenta? ¿Por qué escoger una vida con la que se es un cincuenta por ciento feliz? ¿Es que quizás hemos perdido todos la esperanza de algo más? Un día sí, y el otro también, aguantando una vida que sabemos que no es nuestra, mas decidimos vivirla, por rutina o qué se yo, y al final la acabamos pagando. Es algo que siempre sucede, quieras o no, por mucho amor y muchos sentimientos que haya de por medio.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Expectativas

Indecisión, cobardía, dejadez. ¿Cuándo terminará todo ello? ¿Cuándo llegará mi momento? Me pregunto tantas y tantas veces, sin respuesta que valga, sin saber explicar por qué me siento como dentro de un círculo, en el cual mientras más avanzo, menos logros alcanzo. Un momento bastó para despreocuparme, para hacerme retroceder, y no comprendo la razón por la cual las cosas han cambiado tanto, mas son exactas a como eran antes. Ilógica realidad, ilógicos sentimientos, ilógicos pensamientos. Serán los caprichos del porvenir los que manipularon la imagen de lo que un día creí que llegaría a ser. Hoy, dudo. Dudo tanto, que parecería absurdo. Dudo tanto, que me hace recordar tiempos pasados de mi vida que creí haber superado, y que en realidad lo hice, mas bien sabido es, que hay espinitas que se clavan en nuestras vidas y que, al retirarlas, dejan su huella imborrable. Por ello, y por todas esas nuevas sensaciones, quisiera explicarte cómo me siento, cómo están afectando tus palabras a mi nueva vida. Sin embargo, me quedaré callada. Susurrará un día el alma lo que los labios no tuvieron valentía para pronunciar en alta voz.

martes, 26 de octubre de 2010

Nuevas páginas.

Un libro cerrado, con una gran capa de polvo sobre él, cual máscara, es más difícil de abrir que uno que ha sido limpiado poco tiempo atrás. Sus páginas esconden lo que nunca nadie leyó, lo que nunca nadie supo, y hace falta mucha perseverancia para llegar hasta ellas, para al fin poder descubrir su fascinante mensaje, unas palabras que jamás fueron contadas y que todos sabemos que llegará el día en que se haga.

sábado, 23 de octubre de 2010

1:36

La forma más sencilla de equivocarte es planear tu futuro antes que tu presente. Una cosa es sopesar tus opciones, y otra muy diferente echar a perder una oportunidad por tres palabras bonitas. Emprende el camino, mas no lo vivas antes de que haya sucedido. Cierra los ojos y déjate guiar por la fuerza mayor.

1:29

Hay cosas, personas y situaciones en la vida que van, vienen, se quedan, o se marchan, inevitablemente. ¿No nos hemos preguntado todos, al fin y al cabo, qué quiere decir realmente echar de menos algo? Se puede echar de menos tantas y tantas realidades a la vez... Entra y sale tanta gente de nuestras vidas cada año, y después esas que realmente deseamos que entren no terminan de cuajar... Podría rogar, podría decir 'entra en mi vida', tan sencillo y tan complicado como eso. Así son las cosas cuando una termina por cegarse y no ver más allá.

viernes, 22 de octubre de 2010

Lugares...



Deja que fluyan todas esas cosas que un día fueron trascendentes en mi vida... Solo así nuevas sensaciones serán capaces de alcanzarme, y traer consigo sentimientos que me hagan volver a sentir lo que un día tanto anhelé.

lunes, 27 de septiembre de 2010

27 de septiembre.

Después de tanto tiempo, de días y días sin saber nada de mí misma y todos mis pensamientos, vuelven a reavivarse tantas cosas, mas de una forma tan diferente... Vuelvo aquí, dos meses después de mi última vez, y veo que esto sigue igual, mientras tantas y tantas cosas han cambiado en realidad... Es tan absurdo cómo la vida puede dar tantas vueltas hasta ser un completo opuesto de lo que una vez fue. ¿Para bien, o para mal?, me pregunto en varias ocasiones sin obtener respuesta alguna. Comenzó mi nueva etapa, y con ella nuevos sentimientos, nuevos pensamientos y nuevas metas. Y ver cómo de buenas a primeras, tantas cosas comienzan a hacerse irrelevantes...

miércoles, 23 de junio de 2010

Decisiones

Todo acabó, mas no hemos terminado aún. Comenzaremos de nuevo, después de tantos años, tantas horas, cada uno decidirá su camino, sus metas, y unos pocos se quedarán en el camino. Dejar atrás años, meses, y días siempre será difícil, y esta vez no será diferente. De tantas cosas que compartimos, este último año que tan rápido pasó, ha sido clave para mí y para muchos otros. Por ello, si pudiera pedir un deseo, querría que nosotros jamás nos olvidásemos de todo aquello por lo que un día nuestros caminos se cruzaron, ni de las circunstancias que ahora hacen que comencemos juntos este nuevo camino a partir de la línea de salida.

domingo, 13 de junio de 2010

Un año.

Un año. Al fin y al cabo, ¿Qué es un año? Sólo trescientos sesenta y cinco días más de una vida, de la mía. Por qué hablo hoy de esto, muchos se preguntarán. Y existe una razón... Una razón por la cual la palabra "año" se me antoja eterna, una razón por la cual tal día como hoy decida plasmar aquí estas palabras. Pues tal día como hoy, hace un año, las cosas eran tan diferentes a como son ahora, y tan similares a la vez. Quisiera cerrar los ojos para no ver que NADA ha cambiado, que finalmente es cierto que un año no significa NADA para todo el tiempo que una persona es capaz de aguardar un imposible. Y, después de todo, siempre lo supe. Supe que las cosas ocurrirían de esta manera y no quise verlo. Y aquí me encuentro, como fuera de contexto en este espacio que me rodea, como vagando en cuerpo y con el alma a kilómetros de aquí. Y sé que nada de esto me importa, que volverá a ocurrir una y otra vez hasta que cambie el sentido de mi vida. Y tampoco este hecho es importante para mí, solamente esto que guardo, que nadie puede ni pone interés en comprender. En muchos sentidos, hoy pasa un año significativo ante mí, y da pie a otro que no dudo que volverá a estar pleno de estupideces... Mas supongo que tampoco me importa.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Días

Hay días en los cuales me siento tan segura con respecto a mi decisión, y otros en los que tengo miedo... Miedo de no deber, de no saber, de no poder.

martes, 25 de mayo de 2010

.

Después de mucho pensar, después de la toma de decisiones, lo único que me queda por decir es que hoy, precisamente hoy, dejaré atrás una característica de mi vida que siempre quise deshechar. Se preguntarán, ¿Por qué hoy? Y yo respondería, mas hoy ha sido el día en el cual la toma de decisiones se ha realizado. Un día al azar. Por lo pronto, las líneas del camino se trazarán solas, y puedo adivinar que cumplirán con creces mis expectativas. Y si hace falta luchar por ello, se hará, no importa cuánto ni cómo. La imaginación es la más extravagante de las armas y no tendrá límite que valga en cuanto le sea concedida la capacidad de soñar.

lunes, 5 de abril de 2010

Carencia de sentido

Todo se ha vuelto carente de sentido de nuevo. Mis probabilidades están a cero, mas la esperanza se mantiene tan en pie que parecería absurdo. Nula la esperanza, nula la posibilidad de deseo, no importa cuán grande, bello o fuerte sea. Un día más, escribo palabras en vano, que sé que no van a cambiar la situación. Siempre he tenido y tendré claro que no escribo con fines de liberación ni mucho menos. Y con estas absurdas palabras cierro por hoy, esperando que el día de mañana traiga diferentes sensaciones que plasmar.

domingo, 14 de febrero de 2010

Magia

Una vez me preguntaron por qué escribo, y respondí:
''Todo se reduce a una simple palabra, cinco letras que todos conocemos: MAGIA. La magia de las palabras. Por eso escribo.''

sábado, 23 de enero de 2010

Dolor y lágrimas. Qué simple, ¿No? Hoy en día cualquiera sufre y llora. Pero puedo asegurar que no de esta insana manera. Fueron tantos momentos, años, meses, días, horas. Simplemente millones de instantes que dudo que mi corazón sea capaz de recordar en toda su plenitud. Fue tanto el amor, tantos los sentimientos brindados, que sólo cabe preguntarme, ¿Cómo voy a vivir sin ella?
Cuando dos personas se separan por una razón determinada, se sufre. Pero, ¿Y cuando alguien a cuya presencia estabas tan acostumbrado se marcha de forma irreversible? Deseo que vuelva, abrazarla, decirle que aún es pronto para marcharse para siempre. Pero ya no se puede. Aún no me creo lo que ha ocurrido, es absurdo. No puede haberse marchado. No puede ser cierto que no vaya a volver jamás.
Y con este pequeño espacio le entrego una pequeña gran parte de todo lo que tengo. A ella, porque fue como una madre. A mi abuela.

miércoles, 20 de enero de 2010

.

Unos metros más adelante, en la misma ciudad, demasiado cerca para que se pueda evitar el dolor, lloraba una chica. Con la certeza de que las cosas habían cambiado, y no precisamente para mejor. Y entre lágrimas, rió. Por lo estúpida que fue, por lo ingenua. ¿Cómo iba a pensar con coherencia, cuando creyó que su sueño romántico comenzaba a realizarse? Y debió haberlo visto, porque en su subconsciente siempre supo que aquella historia de amor no iba a ser eterna. Porque, quisiera o no, en los ojos de él siempre acechaba aquella inseguridad, aquel pánico que ahora le estaba haciendo daño ella a pesar de no ser su culpa. Si hubiera sabido lo que se avecinaba, hubiera evitado el crear una vida en común con él. Porque la había dejado hecha jirones, sin motivaciones. Quizás no volviera a querer a nadie, pues ya su corazón estaba lo bastante devastado de sus dos grandes desengaños. Tan joven, y con el alma tan envejecida. Su belleza a partir de aquel momento se apagaría, se iría desvaneciendo poco a poco presa de las sombras y de la triste realidad que acontecía a su alrededor. Pero, ¿Qué podía importarle ya? Total, ya estaba acostumbrada a que los buenos momentos no fueran eternos. Y no sabía lo mal que lo pasaría días después, incluso meses, debido a su inmensa capacidad para fingir.

jueves, 14 de enero de 2010

...

¿Por qué las cosas han de cambiar incluso cuando son tan sencillas y bellas? Sé que los días pasan, todo cambia. Pero, ¿Por qué ahora? ¿Quién decide cuando llega la hora de cambiar el curso de las cosas? Hay tantas cosas que no comprendo, como son las situaciones adversas que acarrea el porvenir. Si dicen que después de la tormenta viene calma, quizás es más correcto al revés. Siempre hay nuevas situaciones adversas cerca, tan cerca que parecería estrafalario si pudiéramos comprobarlo con nuestros ojos.
Hoy me era necesario decir algo aquí, por muy corto que sea, pues las palabras no son menos bellas si son pocas. Necesitaba expresar tantas cosas, y al enfrentarme a el teclado se han esfumado, como queriendo evitar ser plasmadas. Es todo tan extraño y a su vez tan sencillo. Tan inverosímil. Sinceramente, no sé qué es lo que quisiera expresar aquí. Simplemente dejo fluir las palabras.
Quisiera haber detenido el tiempo una vez, cuando las cosas iban mejor, para que nada pudiera cambiar y se acabaran todas las decepciones y las estupideces cometidas. Y no quiero pensar que las cosas van a ir a peor, pero es todo tan rocambolesco que a veces parece inevitable hacer malos presagios de lo que podría ocurrir.

sábado, 2 de enero de 2010

Harta

Estoy harta de brindar afectos inmerecidos, de fingir que olvidando las cosas sin antes encontrar una solución esta situación mejorará.
Voy a cambiar con este nuevo año... Por supuesto que sí. Se acabaron los detalles, se acabaron las falsas sonrisas. Voy a reivindicar lo que quiero, y con toda la fuerza de voluntad que sepa concebir, las cosas van a cambiar, todo a mi alrededor va a ser distinto.
Hoy no hay especial inspiración, simplemente es un desahogo.