domingo, 16 de febrero de 2014

Esta vez

Se acabó ser siempre la que se pierde, la que trata de encontrarse entre las cenizas de un pasado que aún atormenta a veces. Hace tiempo que me hallé a mí misma y no he sido consciente por completo hasta hace unos días, cuando me percaté de que lo tenía todo para ser feliz y aun así había algo que me frenaba. He comprendido que los miedos no se esfuman nunca, pero que voy a vencerlos por mí y por todos los buenos momentos que dejé que se enturbiaran por culpa del temor absurdo. Esta vez quiero la dicha de los éxitos, la euforia de los buenos momentos y la satisfacción del esfuerzo cuando da sus frutos. Pero sobre todo deseo la paz que me brinda el contacto de su piel sobre la mía.

martes, 11 de febrero de 2014

3:35

¿En qué momento nos volvemos personas de esas que lo dan todo por perdido al mínimo obstáculo? Quizás es que los años nos fustigan sin cesar hasta que aprendemos a dejar ir y a luchar más por aquello que realmente merece el incansable esfuerzo de nuestros desvalidos corazones. Aguardamos algo que jamás llega y estamos demasiado ocupados viviendo entre lamentaciones para ser conscientes de que la vida no termina, de que siempre hay una nueva esperanza detrás de cada intento fallido. Y dicen que de los desengaños se aprende, pero ¿y lo hermoso que es seguir siendo soñadores toda la vida?

miércoles, 5 de febrero de 2014

Domingos

Hay domingos que me gustan porque saben a reencuentros, al anhelo de los días pasados, como cuando regresas a casa tras unas largas vacaciones y sabes que te la sensación que te invade es la misma de siempre, pero parece tan increíblemente nueva que te dan ganas de seguir volviendo durante el resto de tu vida.