domingo, 30 de septiembre de 2012

Didn't you feel me lock my arms around you?

Los recuerdos me atan a ese pasado incierto, que ahora parece desvanecerse entre noches en vela y días monótonos. Y todo ello me conduce a una misma dirección, esa que trato de evitar, y me invita a no abandonar todavía... Trato de hallar mi coartada y me pierdo entre momentos vividos, aquellos que me corroboran que todo está bien y que el destino me guiará por sus sabios senderos. Sin embargo, de vuelta al presente todo parece cubrirse de neblina. Y a veces pienso que estoy errando todos mis pasos, que solo me esclavizo a mí misma atándome a un futuro lleno de incertidumbre. Ya no sé a quién obedecer, esta lucha interna entre lo que deseo y lo que debería hacer solo está causando la mayor de las confusiones en mí.
"Right now I feel invisible to you, like I'm not real..."

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Quizás quien ha cambiado en mayor medida he sido yo

Ya no intento comprender las razones de nadie. Se me han acabado las excusas para seguir bajo el yugo de tu presencia demoledora, y trato de escapar de lo que he sido este tiempo para crear una nueva etapa de mí misma.
Ilusa. Jamás he sido capaz de escapar de esta sombra que me persigue, que hoy en día se me presenta intermitente. ¿Y si nunca he sabido actuar en las peores situaciones? ¿Y si estoy tan acostumbrada a los momentos de tranquilidad que no me he preparado para enfrentar lo peor? Es como cuando estás tranquilamente mirando a tu alrededor, sin esperar nada, y de pronto algo se cuela en ti sin darte cuenta... y entonces eres consciente de que te has enamorado y no puedes remediarlo. Y no es fácil dejar atrás a alguien por quien sientes tantas cosas, y menos cuando hay días que recibes indiferencia total, y otros en los que parece que podrías tener una oportunidad.
Quizás es que me he cansado de idas y venidas, de esperar algo que nunca llega mientras influye como nada en mi ánimo y en mis pensamientos. Y aunque no pueda asegurar que lo he olvidado todo o que los sentimientos han desaparecido, he vuelto. Hace tiempo que no soy la misma, que me hallo casi perdida en este mundo de incomprensibles situaciones. Pero ya no encuentro más razones para seguir sometiéndome a mí misma, aunque nada haya cambiado lo suficiente como para decir que no pasa un segundo del día que no piense en ti. Vivir es percatarse de que no siempre las cosas que deseamos nos son concedidas, y esencialmente se trata de ser capaces de renunciar a aquello que nos produce más desasosiego que alegrías, por mucho que lo deseemos. 
Hay trenes que, por mucho que queramos cogerlos, terminan llegando tarde y se nos hace imposible, aunque sea por pocos segundos. Esos segundos capaces de cambiar una existencia, que dan un giro imprevisible a quienes somos o a quienes seremos en el futuro. Yo, por mi parte, ya he echado a andar, decidida a no esperar ni un segundo más en esta estación desierta, en la que llevo tanto tiempo. Ojalá para cuando llegue el momento, la llama no haya terminado de apagarse, porque, aunque no lo creas, sigue fastidiándome haber gastado tantos sentimientos y tantos hermosos momentos en vano.

martes, 18 de septiembre de 2012

A veces todo el tiempo del mundo no es suficiente

Los sueños son traicioneros, y por mucho que el tiempo cure las heridas abiertas del pasado, basta con una sucesión de imágenes que dure unos pocos segundos para deshacer todo el camino andado, para desear que estas sean reales con una fuerza sobrehumana que aún no alcanzo a controlar. Los peores sueños son esos en los que todo parece ir sobre ruedas, y de pronto abres los ojos y te percatas de que nada ha cambiado. Es como darte un golpe seco contra un muro de hormigón. Y cuando sucede, no sabes a qué agarrarte, porque todo parece desvanecerse entre tus dedos.
Y es que no quiero que por mí sientas lástima, antes prefiero que pases esta página...

lunes, 10 de septiembre de 2012

Quizás esto se me ha ido de las manos

Sucede que llevas unos días viviendo como en una realidad paralela, lejos de aquello que te hace daño de un tiempo a esta parte, dejando atrás con éxito todos los momentos vividos y que nunca alcanzaste a comprender. Ya no necesitas explicaciones, al parecer tu vida ya no depende de ello. Y, de pronto, como si te hubieses subido a una máquina del tiempo, como si los duros esfuerzos por olvidar hubieran sido en vano, alguien pronuncia las palabras mágicas, que te confirman que él está cerca, y que tu nueva vida ha sido solo un espejismo. Porque los momentos malos están ahí, solo son pasado, pero son los hermosos los que más duelen, los que te tientan a buscarle y pedirle millones de explicaciones.
Entonces, ¿Qué te queda por hacer sino lamentarte? Quizás desear no haberte permitido enamorarte de este modo. Y te sientas en el primer lugar que encuentras, porque no hallas otro modo de apaciguar la angustia. Solo te sientas a esperar que se te pasen las ganas de verle. Lo que no sabes es que hay deseos que escapan al control del ser humano.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Los imposibles también existen

Puede que finalmente sea cierto todo lo que me ha atormentado estos meses, que tú y yo tengamos nuestro hueco en este mundo el uno al lado del otro. Pero quizás he llegado demasiado lejos, hasta seguir de un modo ciego estos sentimientos que me han cambiado de los pies a la cabeza. No diré lo siento, y jamás me arrepentiré de haber dado rienda suelta a esto, porque aunque los momentos amargos han sido más abundantes, los buenos me han compensado totalmente. Pero hasta aquí he llegado. No puedo pelear yo sola en una batalla de dos, me niego a dejar que me consuma y caer derrotada por una causa por la que no has mostrado interés. Quizás te importe más de lo que parece, pero me extenúa sobremanera que des un paso adelante y dos hacia detrás, de tener que tirar del carro sola y sin llegar a obtener respuestas coherentes, teniendo que darle mil vueltas a tu modo de actuar para ver más allá de lo que dices en mi presencia.
Te echo de menos, sí, pero no voy a buscarte, porque me está consumiendo y ya no lo soporto más.

viernes, 7 de septiembre de 2012

This time I'll save myself

Tengo esa extraña sensación de que la vida me consume, de que ahora que se ha interpuesto la distancia es cuando más quisiera estar cerca, cuando peor me van las cosas, porque no te siento ahí aunque no te vea.
Comienzo a cambiar de rumbo, no quiero que esto sea del mismo modo que antes. No puedo condicionar mi existencia a lo que hagas, y menos ahora que todo ha cambiado, que he volado con el fin de comenzar de nuevo. Quizás no lo creas, pero mi tren está a punto de emprender su propio camino, porque no estaré toda la vida en el mismo lugar aguardando tus decisiones tardías, que quizás me han dado más quebraderos de cabeza que buenos momentos. Esta es mi cuenta atrás, quizás aún quede tiempo, pero cuando haya tomado un paraje distinto ya no habrá fuerza posible que lo haga retroceder.

martes, 4 de septiembre de 2012

El rencor es un mal consejero

Cuando pase el tiempo y todo caiga, cuando no seamos más que polvo escondido bajo la alfombra de recuerdos marchitos, entonces querrás dar marcha atrás. Y en ese momento te darás cuenta de cuán mal consejero puede ser el rencor. Pero cuando suceda todo habrá terminado, porque no me quedaré para verte caer. El abismo entonces será todo tuyo, quizás así comprendas que más allá de los fallos de los demás se encuentran tus propios errores, esos que tratas de esconder sin éxito para no mostrar tu parte más débil.