domingo, 27 de julio de 2014

Estas madrugadas de anhelos

Y si he cambiado tanto como por ahí cuentan, diles que en gran medida ha sido por mí, que cada cierto tiempo termino por no soportarme y huyendo de quien soy. ¡Llegados a este punto y todavía no sé de qué parte estoy! Me gusta pensar que me he pasado toda la vida en un mismo bando, pero cuando vuelvo la vista atrás soy consciente de que nunca he sido tan cínica y tan incoherente como lo soy ahora, y que los últimos tiempos han sido los más felices y los más intensos de toda mi vida. Tal vez es por ello que de un tiempo a esta parte mis emociones se encuentran a flor de piel, cuando siempre fui de las de respirar profundo para no derramar una sola lágrima.
Si te preguntan diles que la cordura es una de mis mayores virtudes solo hasta que alcanzo a perderme en sus ojos.