lunes, 25 de abril de 2016

You're the sun and I'm the moon

Puede que ya no sea la misma, pero, ¿a quién demonios le importa? La luna me acompaña, cambia de fase y trae consigo recuerdos que parecen tan reales pero que resultan no serlo. Tal vez es mi culpa, pues me dedico a hacerle preguntas a la parte más melancólica de mí misma, a sabiendas de que todas ellas tienen la misma respuesta.
Y qué bonitas estas noches de luna en cuarto menguante, con el frío calando hasta los huesos y la certeza de no querer estar en otro sitio del mundo que no sea bajo estas sábanas y en esta compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario